lunes, 21 de mayo de 2018

Terreno de Colonización fue entregado a ex gerente del BROU

Por: Mateo Romano


Los colonos reclaman que iba a ser otorgado a través de un llamado a licitación y que hay muchos jóvenes esperando una oportunidad.
Una fracción perteneciente al Instituto Nacional de Colonización (INC), ubicada en la colonia Ros de Oger, en el departamento de Paysandú, fue adjudicada a un ex gerente del Banco República (BROU), hoy jubilado. Los colonos reclaman que ese terreno iba a ser otorgado a través de un llamado a licitación.

“Hay un montón de hijos de colonos y de asalariados rurales que están esperando la oportunidad de iniciarse como productores”, dijo a ECOS Noel Fernández, integrante de la Mesa Nacional de Colonos y de la Comisión Fomento de Guaviyú. “Parece que hay dos tipos de colonos, no se mide con la misma vara”.

El ex funcionario bancario hace muchos años que es colono. Según explicó Fernández, lo que hizo ahora el instituto fue otorgarle una ampliación de área y le cambiaron la fracción que tenía anteriormente de 150 hectáreas por una de 370. La misma iba a ser entregada a través de un llamado pero finalmente el INC decidió dársela a esta persona.

“Esto es contradictorio porque por un lado están sacando a colonos por el recambio generacional y por el otro le entregan un terreno a esta persona mayor”, expresó Fernández. Según los reglamentos del instituto, a las personas de 70 años se les puede rescindir el contrato para que ocupen esas tierras otras más jóvenes.

“No es nada en contra de esta persona, sino que es contra el directorio del instituto que está haciendo cosas que están mal y rompen los ojos”, indicó el productor.

Fernández contó que la presidenta del INC, Jacqueline Gómez, lo llamó por teléfono para conversar sobre la situación y aclararle algunos puntos.
“Esperaba que me llamara para coordinar un encuentro con los colonos pero no fue así”. Gómez le mencionó una propuesta para encontrar una solución que Fernández decidió mantener en la reserva. “Espero que cumpla porque ya hemos vivido muchas situaciones en las que el instituto ha prometido y no ha cumplido”.

El instituto produce en campos de colonización

“Además de ser un ente público son productores”, dijo Fernández. Según él, la presidenta Gómez le confirmó en dos oportunidades que en un campo de la misma colonia, el INC está haciendo agricultura para beneficio propio.

“Están utilizando los terrenos en provecho de ellos mismos. Siendo que hay tanta gente esperando una oportunidad”, dijo el productor.

Terrenos vendidos a UPM

Fernández también mencionó que un terreno que antes pertenecía a la colonia, ahora es propiedad de UPM Forestal Oriental. La zona está llena de carteles de la empresa productora de pasta de celulosa.

“Allí habían plantaciones de eucaliptus, pino y fresno. No sabíamos para qué estaba siendo utilizado”, indicó. Al poco tiempo notaron que había pasado a pertenecer a la empresa finlandesa.

El hecho sucedió en el año 2012 y los colonos lo vienen denunciado. “Con esto están violando la ley del instituto que dice bien claro que las tierras no se pueden vender ni a extranjeros ni a empresas multinacionales”.

Terreno del senador Álvaro Delgado

La semana pasada, el INC decidió retirarle los campos que tiene el senador nacionalista Álvaro Delgado dentro de la colonia Ros de Oger. Delgado indicó que acudirá a la justicia para aclarar el problema.

“Esto lo tendrían que haber hecho hace cuatro o cinco años”, expresó Fernández. “Hace mucho tiempo que es legislador y tiene un buen ingreso económico”.

Según el productor, el instituto lo único que ha hecho hasta el momento es rescindirle el contrato. “Esto va a demorar como cinco años”.

Considera que hay una diferenciación entre los colonos. “Conozco gente a la que han sacado mucho más rápido de sus tierras”, indicó. “No miden con la misma vara"









sábado, 5 de mayo de 2018

En el marco de los 200 años del nacimiento de Marx






La renta de la tierra


"La obra de Marx no ha perdido actualidad"

Según el sociólogo Martin Endreß, los comunistas tergiversaron la obra de Karl Marx interpretándola de acuerdo con sus convicciones. Partes de los textos de Marx, asegura, siguen siendo sumamente actuales.  

 

DW: Sr. Endreß, la Unión Soviética dejó de existir hace unos 30 años. Los líderes soviéticos siempre se remitieron a Karl Marx. ¿Acertadamente?
Martin Endreß: Desde el fin de la Guerra Fría, el análisis de esta obra ya no está influenciado por la competencia de dos sistemas opuestos. Esto no significa que ya no esté sujeta a la politización, pero por lo menos se pueden evitar los prejuicios unidimensionales sobre la obra de Marx, que se remontan sobre todo a las interpretaciones del marxismo, leninismo y estalinismo, así como del maoísmo.
Opinión: Marx fue reducido a un artículo de consumo
¿Es decir que su obra se malinterpretó por completo?
Hay que tener en cuenta que, mientras Marx vivió, solo se publicó una parte relativamente pequeña de su obra y que esta siempre ha sido objeto de un análisis selectivo. Hoy día sabemos que Friedrich Engels reformuló una parte considerable de los textos. Pero sobre todo fue la primera generación -desde Karl Katsky hasta Rosa Luxemburg y Lenin- la que construyó lo que más tarde se conocería como marxismo, remitiéndose a Marx y provocando una tergiversación sistémica.
"El Capital", un libro que quiso cambiar el mundo
¿La obra de Karl Marx aún se presta para analizar el presente?
El sociólogo Martin Endreß. El sociólogo Martin Endreß.
Sigue habiendo dos aspectos sumamente actuales. Por un lado, la obra de Marx analiza las relaciones de desigualdad social, independientemente de si se usa el concepto de "clase" o no. De forma especial Marx llamó la atención sobre la repartición desigual de oportunidades y condiciones de vida. Por otro, en la actualidad vemos formas muy específicas de economización de nuestras relaciones sociales, una cierta dinámica del capitalismo que, al igual que en tiempos de Marx, tiene un impacto profundo sobre todos los aspectos de la vida.
Sobre todo en su entorno directo, en Inglaterra, Marx observó cambios sociales a un ritmo extraordinario. El orden social basado en la vida urbana tranquila, los privilegios de nacimiento y relaciones familiares claramente definidas empezó a derrumbarse. Sus contemporáneos fueron confrontados con una realidad que hizo tambalear sus vidas.
Probablemente el Manifiesto Comunista también se puede leer como una especie de testimonio de la globalización. Describe el desarrollo de la tecnología, como las redes ferroviarias y marítimas que se expanden cada vez más.
Sí, pero Marx estaba muy consciente de las limitaciones de su análisis. En cartas dirigidas a activistas rusos hizo hincapié en que su análisis se refiere a la Europa occidental. Sabía de la complejidad del mundo y de lo limitada que era su experiencia.
Presentan en Alemania festejos por bicentenario de Karl Marx
Aún así uno tiene la impresión de que muy temprano observó un desarrollo que hoy día persiste.
El trabajo infantil, que Marx criticó tanto y que quería abolir, sigue existiendo hoy día, por ejemplo, en empresas del sector textil en Asia. Vemos un desplazamiento que Marx analizó detalladamente con respecto a Europa. La producción de bajo costo es externalizada. Con el tiempo se desarrollan centros de producción de mayor calidad, como está pasando ahora en China, y con ello también aumentan los salarios. Y entonces, la producción de bajo costo es llevada a regiones aún más pobres. Por ello es válido preguntarse si aquello que Marx analizó en su época para Europa no tiene también aspectos universales, es decir una perspectiva de relevancia internacional.
Martin Endreß es sociólogo en la Universidad de Trier, especializado en teoría sociológica, teoría de la sociedad, sociología de la confianza e investigación de resiliencia. Es coorganizador del Congreso Kark Marx en la Universidad de Trier, que se llevará a cabo del 23 al 25 de mayo de 2018.
Kersten Knipp (VT/ERS)



sábado, 28 de abril de 2018

Otra maestra fumigada

Audiencia de conciliación por caso de maestra intoxicada por agroquímicos

(Por Daniel Hardy Coll).- El pasado jueves 18 tuvo lugar en la ciudad de Mercedes la primera audiencia penal de reconciliación entre la maestra rural que fuera afectada por la fumigación de un campo de soja lindero a la escuela donde trabajaba, y los responsables del campo. Las fumigaciones tuvieron lugar en reiteradas ocasiones entre 2010 y 2013, alrededor de la escuela rural 26 de Soriano, en El Tala, próxima a la localidad de Palmar, donde la maestra Nancy Martínez era directora. La denuncia está dirigida al dueño del campo, al responsable de la empresa aplicadora, (de la ciudad de Dolores), y al operador de la máquina fumigadora (mosquito).
La jueza letrada, Dra. Francisca Isabel Suárez Sacco intentó una conciliación económica entre las partes, a lo que los demandados se rehusaron argumentando “excepción previa de prescripción”. Los abogados de los demandados son el Dr. Gonzalo Imas y los Dres. Jorge y Luis Abramo.
A la maestra Nancy la representa el Dr. Luis Daniel Sotto Odella, abogado del movimiento ambientalista “Cazadores de mosquitos”.
La Dra. Suárez Sacco afirmó en los 15 minutos que duró la audiencia que recién había tomando contacto con el expediente y que necesitaba estudiarlo para saber qué pasará de ahora en más, fijando una nueva audiencia para el mes de mayo próximo.
Todos estuvieron presentes, nadie faltó, y eso alcanza a la familia de la maestra, al esposo y sus dos hijas, por el daño proyectado.
La historia de la maestra Nancy (50) fue publicada en nuestras páginas en mayo de 2017, cuando recomenzó su lucha judicial. Como consecuencia de la intoxicación por agroquímicos, ella nunca más pudo regresar a trabajar y su trajinar por médicos, juntas médicas, empezó y sigue… tal cual un calvario.
La denuncia original con testigos, que incluye al mismo policía de la zona, nunca había llegado a ningún lugar en todos estos años. Cuando la maestra vio que pasaba el tiempo y no ocurría nada y su salud se deterioraba empezó a indagar, hasta que unió la cadena rota y apareció 4 años después su denuncia guardada todo este tiempo en el escritorio de una oficina del Estado.